Afiche 2022.png

Formato: 4K y HD
Cant. de Cap/Duración: 4 Cap de 26 minutos
Autor: Marcel Czombos
Director: Marcel Czombos
Productor: Abril Lopez
Distribuidor: Koldra
Contacto: koldra@gmail.com
Teléfono: +54 9 3794 705352

 

"El fútbol encierra detrás de cada partido 

una sorpresa que es lo que lo hace 

tan bonito" (Marcelo Bielsa)

 

Sinopsis

En Latinoamérica más de 5 millones de personas poseen una discapacidad, lo que representa cerca del 13 % de la población, este dato duro no nos puede dejar pasivos. La acondroplasia, es un trastorno del crecimiento de los huesos que ocasiona el tipo más común del mal llamado enanismo y lo sufre 1 cada 30.000 personas en el mundo y  todavía causa risa y bullying. “El mundialito” es una serie documental de 4 capítulos que tiene a los seleccionados de Fútbol de Argentina, Perú, Paraguay y Brasil como protagonistas, pero sus jugadores son de baja talla. 

 

El cine es la herramienta esencial para combatir la discriminación. Con esta serie y desde el fútbol, nuestro objetivo es generar reconocimiento y empatía; y describir la acondroplasia desde la resiliencia en una sociedad basada en la intolerancia e irracionalidad.

 

La semifinal y la final del Mundialito se disputan Facundo (Argentino) Vinicius (Brasil) Fabián (Perú) y Julio (Paraguay) son los capitanes de sus seleccionados. Viven en un mundo adaptado para personas promedio y a partir de ellos conocemos la acondroplasia pero también sus ilusiones por la vuelta olímpica y la copa del mundialito en alto.

 

Facundo Rojas tiene 28 años juega al fútbol desde que era un niño, en clubes profesionales de Corrientes, su provincia. Creció (en tiempos de Messi) a la par de su amor inevitable al fútbol, lo practicó casi profesionalmente hasta que siendo adolescente no pudo continuar con los entrenamientos debido a “problemas motrices”, lo que pasó después sorprendió a un país, armó el primer Seleccionado Argentino de Baja Talla y desde ahí se generaron los seleccionados de los distintos países. Facundo se contactó con Diego Maradona y dijo en una entrevista “Ser enano me enseñó que la capacidad de soñar y cumplir sueños las tenemos todos, que los deseos no entienden de disminución, que la motivación no está sujeto a las piernas, es cierto, no alcanzo algunas cosas, pero sí mis sueños”. Hoy es padre de Aylen (que también contiene el trastorno de acondroplasia) y trabaja de locutor y periodista deportivo y por supuesto, es el capitán del seleccionado Argentino.   

 

Debido a la desproporción de su talla con respecto a las medidas estándares socialmente aceptadas, se producen limitaciones físicas de orden práctico en la vida cotidiana que condiciona el normal desarrollo psicosocial de los 4 capitanes, ya que vivimos en un mundo adaptado todo para personas que alcanzan por lo menos 1,60 de estatura.  Los cajeros electrónicos, las ventanillas públicas, interruptores de luz, cerraduras de las puertas, estantes, mostradores, andenes, escaleras, subidas a los automóviles y muchos objetos más, han sido fabricado pensando en hombres y mujeres de talla media y no en aquellos a los que muchos llaman enanos. Nada es imposible para ellos, con un poco más de esfuerzo, todo lo que deseen lo pueden realizar. Pero no falta quienes miden su inteligencia y capacidad mental, con el tamaño que en estatura logran alcanzar. 

 

Toda la narración está estructurada en base al relato paralelo entre Facundo, Fabián, Vinicius y Julio establecemos en ellos guías-conductores para que unifiquen el relato, pero esa estructura se compromete más en la complejidad de un puzzle que se va armando con varias voces y varios recursos y de esa forma reconstruir el pensamiento de cada integrante de los equipos, sus inquietudes personales, su vocación de en el deporte, su visión del mundo, su relación con la vida y de esa manera intenta hacer una radiografía de cada uno de ellos. 

 

Un lenguaje del cine que es global y común, ha tratado al discapacitado de forma desigual, se cometen omisiones y se fomentan prejuicios, se mantienen y se alientan actitudes negativas e injustas presentándolo tanto como ser marginal, deforme, malvado o como el bonachón incapaz de hacer daño a nadie. Aunque todavía poco se plantea el sentido que tienen y lo que aportan a la sociedad, sin embargo, el peor maltrato que sufren en el cine es que no se los ve, salvo excepciones,  como a cualquier persona. A la persona con discapacidad se ve fundamentalmente como un sujeto de protección o tutela, un ciudadano mantenido perpetuamente en minoría de edad. 

 

El Mundialito es una copa que todos quieren tener. La preparación es ardua, los entrenamientos agotadores, la producción del traslado a Perú a veces se convierten en desalentadores.

 

Pero el día llega y los 4 equipos se encuentran en el estadio un escenario maravilloso con las tribunas colmadas. En el campo de juego se cantan los Himnos y el árbitro marca el inicio del juego. 

 

“El mundialito” es describir y analizar la acondroplasia desde un lugar de amor por el fútbol pero también de victoria personal, esa capacidad de resiliencia de adaptarse a las situaciones adversas y superarlas.